¡No siempre salen bien las cosas!

Es curioso lo sencillo que puede resultar a veces algo cuando se piensa ...pero:  ponte a hacerlo, que aparecen los problemas, el factor sorpresa o simplemente un mal día...que dicen que lo tiene cualquiera ( y aquí enlazamos con lo de mal de muchos y el no parar).
¿Conoceís mi colección "Lustreoro"( .-Siiii..... se oye al fondo como en los payasos), pues esas piezas de cerámica que llevan y que son el peso de todo el diseño, las soñé brillantes, suaves, con un esmalte denso que resplandeciera nada más y nada menos que en blanco, un color para mí bastante difícil de integrar.


Pues eso, que parecía fácil, pero no.

El proceso habitual y unas cocciones de prueba.






Pero no...las cosas no siempre salen a la primera.


 Por si no os dais cuenta, esto es el esmalte que ha chorreado, se ha salido de la pieza, se quedó pegado al horno y es puro cristal  en gotas. Eso sí brillantes quedaron, pero pegadas al horno.

 Incluso algunas chorrearon tanto que el esmalte se deslizó y unió varias piezas y los soportes que debían evitar esta catarata tan inesperada.


Pero salen a la segunda o a la tercera y da todavía mas satisfacción. 





 Si quieres conocer mejor la colección








No hay comentarios:

Publicar un comentario