Piedra de sangre

¿Qué título eh? No digáis que no es misterioso. Como ya os conté me apetecía investigar un poco más sobre las creencias en torno a esta piedras y francamente tengo que reconocer que no dejo de alucinar con la ingenuidad del ser humano …o la mía …

El oligisto o hematita es un mineral compuesto de oxido férrico y en estado puro contiene un 70 por ciento de este metal, otras veces puede poseer titanio, aluminio, manganeso y agua.
Y ahí esta la cuestión, su alto contenido en hierro la relaciona inmediatamente con la sangre, hasta aquí cosa de niños.
Dicen también que desde Egipto ya se conocen los efectos curativos de esta piedra.
Es una piedra brillante cuando esta pulida y muy pesada, negra en seco y rojiza cuando se humedece.
Dicen que favorece la circulación sanguínea, que en contacto con el cuerpo es buena como anticoagulante y en caso de anemia y debilidad.
Yo que soy escéptica por nacimiento he comprendido que algunas cosas pueden tener  fundamento. Sentido común. Pero navegando por Internet he leído cosas muy muy divertidas:
Esta piedra:
“…en viajes astrales protege el alma y vuelve a enraizarla al cuerpo.”
¡Uff bueno! si es por eso …voy y me las trago sin agua.
“Regenera los tejidos, acelerando los procesos de recuperación de intervenciones quirúrgicas e inhibe cicatrices cuando son suavemente masajeadas
Vamos que nos quedamos como Lobezno en los Xmen
“Ayuda a aceptar los errores como experiencias de aprendizaje mas que como desastres”.
“Imparte confianza”.
“Ayuda a resolver problemas de todo tipo”.
“Es útil para estudiar matemáticas y temas técnicos”.
¿Esto que es, una piedra o el padre perfecto?


En fin, no cito las fuentes, para que ……Pero el caso es que ... es evidente, procede de la naturaleza, somos naturaleza, puede hacernos bien, pero por favor ante el aburrimiento y la falta de ilusión mejor leer un buen libro o colaborar con una ONG, sinceramente cuidado con creer en todo.



Conjunto en plata calado a mano con perlas de nácar y piedras hematites

No hay comentarios:

Publicar un comentario