El Efecto terapéutico

Este domingo no se si voy a hablar de joyería, creo que me apetece contaros cosas...
El sábado, tuvimos curso, en Arteca , asociacion cultural que imparte talleres creativos.
Muy muy por encima diré que me encanta dar talleres en Arteca y entre otras razones porque me gusta mucho la labor que hacen, no solo son buena gente con la que resulta fácil hablar, es que ademas son grandes profesionales que conocen el mundo en que se mueven.


El caso es que tuvimos curso, soutache, una técnica textil que requiere grandes dosis de paciencia.
A mi me gusta mucho dar cursos, porque me gusta mi trabajo, porque me gusta estar con la gente y porque se aprende muchísimo de los demás. 
 Cuando compartes lo que sabes descubres otros puntos de vista, otras formas de trabajar, ideas nuevas...a ti mismo enfocando las cosas de un modo distinto. Es estupendo.


Yo estoy teniendo la suerte de conocer muy buena gente en las clases que doy y me río, me rió mucho con lo que decimos, con las ocurrencias, hay gente muy simpática, la verdad.


Y a todo esto hablaba una vez con una alumna, que como yo, consideraba que las manualidades, trabajar con las manos, pueden ayudar mucho a las personas a olvidar circunstancias difíciles ,esto no lo hemos descubierto nosotras desde luego, pero te sorprende las primeras veces.

Yo he visto personas empezar a trabajar en un estado de nervios espectacular y salir después de dos horas sonriendo y felices, y he visto gente llegar tan cansada a clase que no se veían capaces de aguantar tres horas, las mismas personas que he tenido que echar del taller porque había que comer. Con todo esto no quiero decir  que mis talleres y mis clases sean un centro de relax , ni yo Sigmund Freud, no es más que mi experiencia.

Y como os digo, todo esto no es cosa mía, es una profesión: Arteterapia (arteterapeuta) reconocida en algunos países, como Inglaterra, Estados Unidos o Canadá, con profesionales incorporados en escuelas y hospitales, y algo sobre lo que me ha dado por investigar y últimamente.

Y mejor que yo lo explican las palabras de Jean-Pierre Kleine, creador de la arteterapia:

"...Según el tipo de problema a tratar y las características de la persona, se propone una disciplina artística, desde artes plásticas a música, teatro, danza o literatura. A través de ella, el paciente trabaja sobre su problema y lo convierte en un aliado. Los problemas son pruebas con las que enriquecer la vida. No se trata de expulsarlos a modo de exorcismo. Dicho de manera coloquial, convertir la mierda en fertilizante."

Buenas Noches que tengáis una buena semana


No hay comentarios:

Publicar un comentario