Joyería con Basurillas

Esta mañana estaba leyendo una noticia de Facebook, quizás la hayáis visto, esa torre que depura el aire donde la coloques, que me parece estupendo, y pensado lo fantástico que es que nos ocupemos de nuestras inmundicias, quiero decir, que cosa tan buena es que el hombre tenga conciencia de las miserias que produce, y me vale para reciclar cristal y me vale para la de veces que lo hacemos todo mal y vamos dejando desastre a nuestro paso y hasta aquí por que me voy a centrar en las joyas.

Recordé cosillas que haces cuando estudias, investigando con la joyería contemporánea, con los nuevos materiales y las formas de expresión, recordé un ejercicio en el que usabas elementos de tu entorno, a priori parece sencillo, todos podemos coger tres macarrones y colgarlos de un hilo, la cosa se complica cuando empiezas a aplicarle las exigencias propias de un buen diseño, su poquito de ergonomía, su cosita de armonía formal, su mínimo de calidad... y  te das cuanta hasta flipar de como todo eso puesto en manos de un artista se convierte en un objeto perfecto y encima en un prodigio de habilidad y maestría.

Primero os enseño las que yo hice cuando estudiaba que os riáis un poquito.
Con tornillos, tuercas arandelas...¡y me lo he puesto, eh! en alguna ocasión.



Y ahora me pongo seria, la joyería contemporánea  parte de una  total libertad en la elección de materiales y técnicas, el objetivo es la expresión del artista, y desde mi punto de vista, y si se le quiere llamar joyería, que me lo quiera poner, que lo desee y  que me haga especial en algún sentido, por que si lo tengo que poner en la pared lo llamo cuadro y si se ve por todos lados escultura.
 Y dicho esto que es bueno para mi ulcera os enseño ...
Ah me olvidaba de una cosa, algunas de estas buenas piezas, encima  forman parte de proyectos de ayuda, compromiso social etc y esto ya me enamora...

Empezamos.
Los estudiantes del Royal College of Art del Reino Unido han colaborado  ​​con Sandblast, una organización sin ánimo de lucro con sede en Londres que trabaja con los saharauis en Argelia, para encontrar una solución creativa al embargo económico que sufren y así dar a conocer su cultura.
De esa colaboración surge una colección de joyas, partiendo del plástico de botellas y recipientes de los campamentos, esto así dicho parece fácil, pero las piezas llevan un proceso de elaboración donde se notan las manos maestras de artesanos unido al concepto de diseño  de producto  que las convierte en espectaculares, vamos yo me las compro todas.





También  me ha gustado siempre Yoav Kotic, que es ya casi un clásico,  hiperimitado y ya hasta normalizado.




 No lo he dicho pero lo habréis visto, son chapas y esto también es estupendo porque el aluminio, sí,  se recicla pero lleva un proceso muy costoso, este es un sistema mejor.

A propósito de esto os cuento, Gülnur Özdaglar, es una arquitecta turca que trabaja con  pet, las botellas por ejemplo son de pet, un polímero termo-plástico, un material que sometido a calor permite modificar su forma.
En este caso el plástico es un material que se recicla  pero que pierde calidad en cada proceso , hay por eso artistas que apuestan por algo que se ha dado en llamar "upcycling" utilizando residuos y materiales que rescatan aportándole con su mano de obra calidad y creatividad de objeto para situarlo de nuevo como producto, otra manera de reciclar.




Marcela Godoy utiliza elementos electrónicos de desecho para sus piezas 


o Hernan Bressan 



Incluso con billetes y moneda, aunque ,en fin,  tal como están las cosas no se yo si eso es material de desecho, he buscado joyas con céntimos y no he encontrado ni una, este collar es de Tiene de Ruysser con dolares


 Bueno, espero que os haya gustado ahora tampoco os obsesionéis con guardar tapones de cava, tubos de dientes, cepillos viejos, tranquilidad. Buenas noches



No hay comentarios:

Publicar un comentario